sábado, 10 de enero de 2009

Ulía nevado

Con la que cayó el jueves hoy había que aprovechar para pisar la nieve con las ruedas gordas, aunque como teníamos piscina con Eneko a media mañana he ido a Ulía que es lo más cercano que tengo para hacer una salida expres.

La pena es que con el sol que hizo ayer se derritió mucha de la nieve, aunque en cuanto he cogido un mínimo de altura, el camino ha empezado a estar interesante...
... para pronto ponerse muy interesante, sobre todo en algunos tramos ;-)

Por supuesto, un montón de barro allí donde la nieve estaba derretida. Qué curioso ver cómo cambian estando nevados sitios tan familiares.

Y luego, bajada con mucho cuidado y a casita a cambiar de ropa, abrigarse bien y... a nadar! (Paula ha estado con el peque en curso mientras yo hacía unos largos ;-)
 

2 comentarios:

elsa dijo...

jajajaja qué salao el pekecon el tete en la bici!!! y qué envidia Donosti nevado... i lo llego a saber me quedo un par de semanitas más... creo que no la había visto nevada desde que era txiki...

Alberto dijo...

El jueves estaba todo espectacular. La pena es que ha durado poco pero... ya volverá a nevar! ;-)

PS: lo del tete es adicción. Lo que nos va a costar quitarlo...