viernes, 9 de mayo de 2008

Excursiones ciclistas por Lanzarote

Aunque como plan familiar reconozco que es ideal, no me podia estar una semana tirado en un hotel sin hacer actividad alguna, asi que me he buscado el modo de hacer un par de salidas ciclistas ;-)

Lo primero era conseguir una montura apropiada y por suerte allí no faltan tiendas donde alquilan todo tipo de bicis. Entre ellas, Bike Station, donde me hice con una Trek de aluminio montada en 105 y tiagra, suficiente para matar el gusanillo. Ademas tienen cascos, bidones, etc. Vamos, que con llevar culotes y las zapas vale (tienen pedales de todo tipo tambien).
Comienzo la ruta en Costa Teguise y opto por ir direccion Timanfaya, por el interior de la isla. Los primeros km de acople a la bici, donde me sorprendo de lo bien que cambia de platos el jodido Tiagra. Casi diria que a la altura de mi Record! Eso si, se nota que la bici no es igual ni en posicion ni en peso. Y encima no me acordaba ya de lo que son las palancas shimano y a veces bajo piñones cuando los quiero subir, jejeje.

En todo caso, la mayor diferencia esta en el paisaje marciano que me rodea. Aridas llanuras de piedra volcanica salpicadas por pequeños picos aqui y alla -supongo que antiguos volcanes- de apenas 400m de altitud. Las carreteras en buen estado en general y con muy muy poco trafico. Ideales para llevar un manillar de cabra y pasar km acoplado ;-)
En mi ruta (aunque despues de haberme desorientado un par de veces) paso por las bodegas Grifo y por el caracteristico paisaje que las rodea, con los viñedos cultivados en agujeros en el suelo y protegidos del viento (que sopla bien en esta isla, doy fe!). Tambien paso por zonas donde se ven los rios de lava solidificados dando lugar a un paisaje de lo mas curioso.
Mi idea era hacer una ruta mas larga pero al final el tiempo se me ha echado encima (entre paradas a consultar el mapa, despistes y parar a echar fotos), asi que un poco antes de llegar a Uga he girado y vuelto paralelo a la costa, pero manteniendo una cierta altura que me permite disfrutar del paisaje sobre Arrecife.
Al final 60km de ruta para matar el gusanillo y no perder demasiada forma. Ahora en otra entrada cuento mi segunda salida, esta vez de ruedas gordotas ;-)