domingo, 16 de enero de 2011

Volando voy...

Hoy me he piñado (sin consecuencias, por suerte) con la BTT por las trialeras de Ulía. Ha sido enfilar el primer tramo técnico del día, clavar la rueda delantera (aún no entiendo muy bien cómo) y dar una grácil voltereta por encima del manillar para aterrizar de bruces en el suelo y acabar retorcido con la bici encima mío. Pero vamos, que aparte del susto, sólo un par de magulladuras y arañazos. Y lásssstima que Igor, que venía detrás, no lo ha podido grabar en video, porque hubiera quedado espectacular seguro, jejejeje ;-)

Con este antecedente y otro de Igor que ha metido la rueda en una grieta de una pista de hormigón y casi cata el suelo, se nos ha metido el mal yuyu en el cuerpo y hemos hecho casi todas las trialeras bajados o como poco con un pie fuera (que es peor, pero el miedo... es lo que tiene :-/). Entre eso y los kilos de mocos que tengo en la nariz (para mi que estoy incubando algo malo :-S), hemos optado por perrear un poco y liquidar la ruta más bien rápido.

Lo mejor del día: la cañita al sol que nos hemos tomado luego y un camino nuevo que pinta bien... aunque habrá que irlo a probar otro día con más... arrojo ;-D